Inicio

10 Preguntas clave sobre el ligamento cruzado posterior

1. ¿Qué es el ligamento cruzado posterior?

El ligamento cruzado posterior (LCP) es un cordón fibroso y resistente que se extiende desde el área intercondílea posterior de la tibia hasta el cóndilo medial del fémur, insertándose en su cara lateral.

Su tamaño es casi el doble que el del ligamento cruzado anterior, y junto con él, forma parte del pivote central de la rodilla.

Imagen del ligamento cruzado posterior

2. ¿Cuál es su función?

Su función consiste en evitar el deslizamiento posterior de la tibia y el del fémur hacia delante cuando la rodilla se flexiona.

Actuando de forma coordinada con el ligamento cruzado anterior, proporciona estabilidad rotacional a la rodilla.

RMN de ligamento cruzado posterior

3. ¿Cómo se produce la rotura de ligamento cruzado posterior?

El mecanismo más frecuente es un golpe directo en la cara anterior de la rodilla cuando ésta está flexionada. Es común en los accidentes de tráfico o en las caídas sobre la rodilla cuando se produce un desplazamiento posterior de la tibia en relación al fémur.

Reconstrucción del LCA mediante la técnica Hueso-Tendón-Hueso (HTC).

4. ¿mo se diagnostica?

La historia clínica es parte fundamental en su diagnóstico. También lo es la prueba del cajón posterior: esta es realizada con la rodilla en flexión, donde resulta muy evidente el desplazamiento de la tibia hacia atrás en relación con la rodilla contralateral.

Resultan de máxima utilidad también las imágenes que proporciona la resonancia magnética. En la actualidad utilizamos el sistema Go5D para un diagnóstico objetivo. Mediante pruebas biomecánicas dinámicas, podemos diagnosticar el desplazamiento posterior de la tibia que ocasiona la rotura ligamentosa así como cuantificarlo y, en consecuencia, predecir su posible repercusión funcional.

Laboratorio Go5D
Diagnóstico radiológico:
  • Radiografías en estrés (figura 1)
Figura 1
Examen clínico (figura 2)

•   Examen ACL PCL

•   Estrés en varo

•   Reverse Pivot Shift

•   External Rotation Recurvatum

•   Dial test (30deg-PLC / 90deg-PLC+PCL)

Figura 2

5. ¿Cuándo es necesario operar la rotura del ligamento cruzado posterior?

Hasta hace pocos años, se pensaba que la reparación quirúrgica del LCP no era necesaria en ningún caso. Sin embargo, en la actualidad, esta afirmación está cada vez más en tela de juicio.

La tendencia actual es la de reconstruir el ligamento, especialmente en personas jóvenes y activas en las que el cajón posterior de la rodilla (es decir, el desplazamiento posterior de la tibia en relación al fémur) supere los 6 mm.

A la izquierda: LCP sano. A la derecha: LCP roto

6. ¿Cuál es la técnica quirúrgica recomendada para su reparación?

En nuestro servicio utilizamos la técnica quirúrgica artroscópica para sustituir el ligamento lesionado por un aloinjerto, es decir, un tendón procedente de un donante.

Inlay PCL Reconstruction with Arthrex® PCL TightRope®
Ver documento

7. ¿Cuál es el postoperatorio recomendado?

Mantenemos inmovilizada la rodilla con una férula articulada desde la ingle hasta el tobillo. De manera complementaria, sitúa a la tibia en ligero cajón anterior.

Durante un periodo de 15 días estrictamente se deben aumentar de forma progresiva los grados en los que permitimos la flexión.

Así mismo, utilizamos el artromotor para aumentar la flexión de la rodilla de forma progresiva y cuidadosa. Es necesario mantener la férula protectora durante un período aproximado de 4 a 6 semanas.

8. ¿Son frecuentes las lesiones asociadas de ligamento cruzado anterior y posterior?

La asociación de la lesión de ambos ligamentos cruzados de la rodilla es estadísticamente poco frecuente. Siempre que suceda hemos de descartar posibles lesiones vasculares.

En nuestro servicio realizamos el tratamiento quirúrgico diferido durante, al menos, dos meses. Empleamos siempre aloinjertos para sustituir tanto al LCA como al LCP. La técnica se realiza sistemáticamente usando la artroscopia, siendo el periodo de rehabilitación similar a la lesión aislada del LCP.

Ligamentos cruzados sanos: anterior (1) y posterior (2). a la izquierda.
Rotura de ambos ligamentos en futbolista de 26 años, a la derecha.

9. ¿Cuáles son las lesiones que más frecuentemente se asocian a las del LCP?

Las lesiones que con más frecuencia se asocian a la de ligamento cruzado posterior son las del ángulo postero lateral de la rodilla. Estas lesiones, junto a la del ligamento cruzado posterior, proporcionan una inestabilidad rotatoria posterolateral que empeora notablemente el pronóstico. Las lesiones posterolaterales se asocian en un 27% de los casos a la lesión del LCP. Al pasar desapercibidas y, en consecuencia, no poder proceder a su reparación, será causa frecuente del fracaso de la técnica quirúrgica.

10. ¿Son buenos los resultados de la reconstrucción del LCP?

En la actualidad hay estudios médicos con un seguimiento de diez años como los de Hermans y Jackson que evalúan de forma muy positiva la reparación de la lesión aislada del ligamento cruzado posterior.

Empeora el pronóstico la existencia de lesiones asociadas en los meniscos y el cartílago articular, así como el hecho de que se vea afectado el ángulo posterolateral de la rodilla y concurra en una inestabilidad rotacional posteroexterna.

No existen evidencias clínicas de que la reconstrucción con doble fascículo sea superior a la de un solo fascículo.

CONCLUSIÓN

En nuestro servicio recomendaremos el tratamiento quirúrgico de la rotura del LCP a personas jóvenes y activas con una inestabilidad posterior superior a 6 mm en las que exista repercusión sintomática.

Cuando se den lesiones asociadas, tanto en los meniscos como en el cartílago articular, así como en el ángulo postero externo de la rodilla, procederemos siempre a su reparación. De no hacerlo, empeoraremos de forma notable el resultado de la intervención quirúrgica.

BILIOGRAFÍA

• Bousquet G, Giradin P, Cartier JL et al: Surgical treatment of chronic rupture of the posterior cruciate ligament. A propos of 78 cases. Rev Chir Orthop (France) 74 (Suppl 2): 188-190, 1988.

• Campbell: Cirugía Ortopédica (6a ed). Editorial Médica Panamericana, 1981.

• Cosentino R: Miembros inferiores. Semiología con consideraciones clínicas y terapéuticas. Editorial El Ateneo, 1992; Cap 35, pp 243-253.

• Cross MJ, Powell JE: Long-term follow-up posterior cruciate ligament rupture: a-study of 116 cases. Am J Sports Med (US) 12 (4): 292-297, 1984.

• Daniel DM, Stone ML, Barnett P, Sachs R: Use of the quadriceps activa test to diagnose posterior cruciate ligament disruption and measure posterior laxity of the knee. J Bone Jt Surge 70-A (3): 386- 391, 1988.

• Dejour H, Walch G, Peyrot J, Eberhard Ph: Histoire naturelle de la rupture du ligament croise posterieur. Rev Chirurg Orthop 74: 35-43, 1988. Duport J, Bellier G: Le ressaut en rotatio externe dans les ruptures du ligament croisé anterieur. Description et signification. Rev Chir Orthop 74: 413- 423, 1988.

• Fanelli GC: Posterior cruciate ligament injuries in trauma patients. Arthroscopy (US) 9 (3): 291-294, 1993.

• Fuss FK: Anatomy and function of the cruciate ligaments of the domestic pig (sus scrofa domestica): A comparison with human cruciales. J Anat (Engl) 178: 11-20, 1991.

• Goodrich A, Ballard A: Posterior cruciate ligament avulsion associates with ipsilateral femur fracture in a 10 year-old child. J Trauma (US) 28 (9): 1393- 1396, 1988.

• Gross ML, Grover JS, Basset LW et al: Magnetic resonance imaging of the posterior cruciate ligament. Clinical use to improve diagnostic accuracy. Am J Sports Med 10 (6): 732-737, 1992.

• Hughston J, Norwood LA Jr: The posterolateral drawer test and external rotation recurvatum test for posterolateral rotatory instability of the knee. Clin Orthop Rel Res, Symposium 1980.

• Kannus P, Doergfeld J, JarvinenM et al: Injuries to the posterior cruciate ligament of the knee. Sport Med (New Zealand) 12 (2): 110-131, 1991.

• Moragas Badía J: Lesiones ligamentosas recientes de la rodilla. Acta Ortop Traum Ibérica, 1956.

• Moreno T, Paús V, Manfrin F: Diganóstico clínico oportuno de las lesiones ligamentarias agudas de la rodilla. XXII CAOT, Buenos Aires, 1986.

• Naves Janer J: Traumatología de la rodilla. Ed Salvat, 1985.

• Ritter MA, Gosling J: II Ginocchio aulo gaggi, 1981.

• Suzuki S, Kasahara K, Iwalaky R et al: Ultrasound diagnosis of pathology of the anterior and posterior cruciate ligaments of the knee joint (see Comments). Arch Orthop Trauma Surg (Germany) 110 (4): 200- 203, 1991.

• Trickey EL: Injuries to the posterior cruciate ligament. Clin Orthop Rel Res Symposium. 1980


Más información:

El ligamento cruzado posterior (LCP)

Criterios médicos para el tratamiento de la lesión de LCP

Técnicas quirúrgicas LCP

Nuestras
instalaciones

VER VÍDEO
Ripoll y De Prado Sport Clinic ® All rights reserved